CARTA A CARLOS

19 de Noviembre de 2010 | Por | Categoría: Vida de la EOI


Por Ana Cantera

A la memoria de Alfonso Carlos Lizarraga Docampo

Afrontamos el nuevo curso y Carlos no está con nosotros, nos falta.

Nos falta su sonrisa, aquella sonrisa sin palabras, la sonrisa de un conocedor de la vida y de su magia secreta.

Nos falta su capacidad de vivir en un encantamiento continuo, unido a una ironía amable y contagiosa.

Nos falta su compañía, aquellos minutos en el patio de la Escuela antes del comienzo de las clases, hablando de libros, cine, viajes y nos faltan aquellas ruinas romanas insignificantes que se volvían grandiosas cuando las describía.

Parecía vivir en el paraíso y seguro que tú, que leías tanto, sabías que la palabra deriva de la voz persa “parves” que se traduce por jardín. Para ellos, quienes fallecen moran eternamente en un jardín donde siempre es primavera.

Incluso ahora que te has ido nos enseñas a interpretar la muerte como lo que es: un rito que pasa.

Ya has atravesado la Puerta del Paraíso, liberado del dolor, desmaterializado y regenerado por todas las bondades que abrigaba tu corazón y queremos decirte que nunca te olvidaremos, porque te debemos la alegría de vivir que nos regalaste tantas veces.

A María Pilar, su esposa, 43 años juntos, le mostramos todo nuestro cariño y también a Álvaro Bermejo, uno de sus amigos, por ayudarnos a decirle adiós.

Algunos momentos de la vida de Carlos en los que nos acompañó a los viajes lingüísticos en Italia.

Casa delle Vestali, Foro Romano, Marzo 2010

Sirmione, Lago di Garda, Marzo 2005

Fontana di Trevi, Roma, marzo 2010



4 Comments to “CARTA A CARLOS”

  1. adela dice:

    Me entristeció mucho la noticia pero me ha alegrado encontrármelo de nuevo en este “Café”… Buon viaggio!

  2. Ana dice:

    Los compañeros del departamento de Francés también le recordamos con cariño

  3. Inmaculada Baños dice:

    Acabo de abrir esta página para ver novedades.
    Hola Carlos. Te conocí en Roma. Me encanta el arte y gracias a tí disfruté, junto a tu dulce esposa, de los museos vacitanos, que dicho sea de paso, no me apetecía ir porque no “comulgo” con el vaticano (ya sé que se escribe con mayúsculas pero no me da la gana)
    Siempre que me acuerdo del viaje a Roma oigo tus explicaciones y la mirada de admiración de tu mujer.
    Gracias por compartir tu sabiduría con una desconocida.
    ADIOS CARLOS. TE HAS IDO SIN RUIDO. FLORENCIA NO SERA LO MISMO SIN TI , PERO CADA VEZ QUE OIGA UNA EXPLICACION MAGISTRAL SABRÉ QUE ESTARÁS ASINTIENDO CON LA CABEZA, PORQUE TÚ ESO YA LO SABÍAS.

  4. Jose Ignacio LIZARRAGA dice:

    Hola a todos,
    No se porque he escrito el nombre de mi hermano en san google, como el lo llamaba, sabiendo que obtendría como resultado multitud de infamias. Pero…que casualidad, me encuentro con este resultado.
    Aunque tarde, más dos dos años ya, mi agradecimiento por vuestros comentarios.

Deja un comentario