Goodbye, Lenin!

18 de Octubre de 2010 | Por | Categoría: Cine

por Raquel Heras

 

 He visto varias veces Good Bye, Lenin y me sigo riendo y emocionando igual que la primera vez.

La película arranca en octubre del 89, fecha en la que cae el muro de Berlín. Alex y su familia viven en la Alemania Oriental, y esa misma noche, su madre, una socialista convencida, sufre un ataque al corazón que la deja en coma durante los meses en los que el país se transforma para siempre y sin posibilidad de vuelta atrás.

 Alex, preocupado por la salud de su madre al despertar del coma varios meses después, convierte el apartamento familiar en una burbuja anclada en el pasado, una especie de cápsula del tiempo del socialismo, en el que su madre sigue viviendo su gran pasión. Lo que empieza como una mentira piadosa se convierte en una gran bola de nieve, que obsesiona a Alex y que da lugar a situaciones absolutamente ridículas a la vez que cómicas. Este tono cómico se ve teñido de  la ternura  que el espectador siente al conectar con Alex , que sólo lleva a cabo todo este montaje  por el enorme amor que siente por su madre.

 A la excelente actuación de Daniel Bruhl y la ambientación en uno de los momentos más relevantes de la historia del siglo veinte se une la nostalgia de las cosas que nunca volverán a ser lo que fueron, de un tiempo perdido que nunca volverá, aunque sea en aras del progreso y la democracia.

Etiquetas:


Comments are closed.